Grañén

Compartir
Vota:
10

Vista Aerea

El casco antiguo de Grañén se alza sobre una suave colina, al pie de la iglesia parroquial de Santiago y a la sombra de los restos del antiguo castillo; domina al núcleo moderno, surgido, abajo en la llanura, y expansionándose en dirección a la estación de ferrocarril, junto a la carretera.

Grañén es importante nudo de comunicaciones por ferrocarril, ya que por allí pasa la vía de Madrid-Barcelona, por Lérida. Y las carreteras que emplazan con Huesca, con Tardienta, con Sariñena, con Tramaced y Salillas...

Se extiende el término en la amplia planicie geográfica de la hoya de Huesca ya en tierras monegrinas, zonas transformadas en nuevos regadíos por el canal del Flumen; el río del mismo nombre pone cerco rumoroso al casco urbano, que ya figuraba como villa en 1785.

La iglesia parroquial se sitúa sobre la cima de la colina y es de estilo gótico, del siglo XVI. Consagrada al apóstol Santiago, tiene planta de cruz latina con ábside poligonal y bóveda estrellada. Luce portada renacentista.

Junto al núcleo urbano, la ermita de San Julián busco asimismo dominar el paisaje. Siendo un modesto edificio de una sola nave, con cubierta a dos aguas. Este edificio hoy en día esta en estado de total deterioro.

Grañén mantiene su población últimamente, casi siempre por encima de los 1500 habitantes. En el pasado fue merinado de Huesca y después sobrecullida, vereda y corregimiento. Formó su propio Ayuntamiento en 1834, con los montes de Curbe, Pompién, Sodeto y Tubo. En 1970 – 1980 se le unieron Callén y Fraella. Cuenta también como agregados a los barrios (nuevos pueblos de colonización) de Montesusín y Curbe.

Mientras el casco antiguo conserva su alto sabor, con edificios de adobe y tapial, en su mayoría con las fachadas revocadas y encaladas, el otro sector moderno, abajo, se caracteriza por sus edificios de varias plantas, de ladrillo y sus amplios viales, con grandes espacios abiertos y zonas ajardinadas. Son dos núcleos urbanos bien diferenciados y que forman, sin embargo, un todo armónico.

  • Gentilicio:  Grañenense
  • Historia de la Villa de Grañén
    La historia de este lugar, cuyo nombre es de origen romano y recuerda a un terrateniente que se llamo Granius, se inicia documentalmente en 1.104. En el año 1.105 era lugar de realengo y se cita a su teniente Sancho Iñiguez en los documentos de la colección diplomática de Pedro I de Antonio Ubieto. En 1.198, el Rey Pedro II de Aragón cedió al obispo Ricardo de Huesca el derecho de patronato sobre la Iglesia de Grañén, y en 1.258 Jaime I entregó a Blasco de Maza los castillos y Villas de Grañén y Robres.

    En el siglo XIV tenemos referencias sueltas, que nos hablan de como, en 1.301 el Rey Jaime II confirmó la posesión de la Iglesia de Grañén al Monasterio de Montearagon; o como en 1.304 le dio el mismo rey la Villa a Raimundo de Cardona. Sinues nos indica también que el 16 de abril de 1.312 el Rey Jaime II dio la Villa a Pedro de Ayerbe. En todo este ir y venir de mano en mano, por fin, el lugar de Grañén pasa a la Corona Real en el año 1.372 por voluntad expresa del Monarca Pedro IV de Aragón.
    La historia posterior del lugar hace referencia a como en el siglo XVI, era posesión del Duque de Villahermosa. Del siglo XVI también conocemos otros datos; Grañén tenía 80 casas y su vicario poseía una renta de 21 libras jaquesas, siendo lugar perteneciente al Arcedianato de Serrablo.

    Cuando en 1.560 se visita la Iglesia de Grañén se indica que el retablo mayor es muy bueno, que hay un altar del Crucifijo, coro y cuatro campanas en la torre. Se dispone que en las estancias del sacristán, se haga una nueva escalera y una chimenea francesa. El geógrafo Labana la visito en 1.610 e indica que era propiedad del Conde de Luna.

    En 1785 seguía siendo del señorío y era designado con la categoría de VILLA. En 1.797 tiene 152 casas y ya ha sido visitada por el Doctor Blecua y Paul. El Doctor Blecua y Paul dice que en 1.792 sigue siendo del Duque de Villahermosa, no tiene casa de Ayuntamiento ni cárcel publica "defectos muy notables en una población de esta calidad", sus pastos y setos son muy buenos, tiene algunas vacas, pocos olivos y menos frutales y se ha pensado en subir las aguas del río Flumen para duplicar la superficie de huerta.

    El texto de 1.792 nos sigue relatando como en el siglo XVIII, ataco la peste al lugar quedando libre una sola familia. También dice que la Iglesia es fábrica muy antigua y que requiere reparación ya que amenaza ruina.

    Grañén tiene una historia sencilla e importante que hemos ido anotando. Quizá sea interesante anotar que fue Corregimiento de Huesca (1.711-1.833) y que en 1.849 fue constituido como Ayuntamiento independiente. Recordamos a los hijos ilustres de Grañén; el jurista Felipe Marco y Oto (1.641); el Teólogo y arcediano de la Catedral de Jaca Nicolás de Altabas; El religioso de la Ínclita Orden de Malta Fray Pedro de Carreras y Millera; El pintor Blasco de Grañén.

    Como ven Grañén, soleado en los estíos del Isuela, es un lugar con un apasionante pasado y con ilusionante futuro.
  • Alcalde del Ayuntamiento de Grañén: Don Juan Antonio Rodríguez Laírla




Contenido multimedia

Documentos adjuntos


C/ Avda. Ramón y Cajal, Nº 7 - 22260- Grañén - Tel: 974 39 00 50 - Fax: 974 39 01 51 - e-mail: granenayto@monegros.net

 

 


Siguenos en: Agreganos a tus RSS
  • Diputación de Huesca

C/ Avda. Ramón y Cajal, Nº 7 - 22260- Grañén - Tel: 974 39 00 50 - Fax: 974 39 01 51 - e-mail: granenayto@monegros.net